PRUEBA DE ADN.

Publicado en por KUBAN

¿Qué es un padre de la patria? Este término ha sido utilizado por infinidad de países para designar a algún personaje de su historia como máximo lider de la nación. Así tenemos en México a Miguel Hidalgo, iniciador de la gesta independentista contra la metrópoli española. En Cuba ese inmaculado lugar lo ocupa Carlos Manuel de Céspedes por el mismo motivo que don Miguel. Argentina enarbola a José de San Martín y otros pueblos latinoamericanos a Simón Bolivar.

Los padres de la patria no son exclusivos de Latinoamérica, en China, por ejemplo es Sun Yat-Sen, en España tenemos a Felipe II, en Rusia a Pedro I y así nos encontramos con una larga lista de destacadas personalidades de la historia universal.

El término "padre de la patria" parece haber sido acuñado por los antiguos romanos cuyo senado confería el título de "Pater Patriae" que se entregaba a los ciudadanos más veteranos. El título fue obstentado principalmente por los emperadores, aunque el primero en contar con este título fue el gran orador y senador Marco Tulio Cicerón por evitar la conspiración de Catilina durante su consulado en el 63 AC. También fue entregado a Julio César.

Sin embargo, a mi modo de ver, el título de Padre de la Patria debería ser otorgado con mucho más cuidado. Para empezar deberíamos primeramente detenernos en el concepto de "padre" y partiendo de este punto he encontrado un par de definiciones:

- Padre es, en un contexto biológico, aquel ser de sexo masculino que ha tenido descendencia. Un padre lo es respecto de sus hijos.  

- Padre es el antecesor de sus hijos, sea padre biológico o no, y al que corresponde la patria potestad de ellos, junto a su madre, si la hubiera.

Las definiciones las encontré en Wikipedia y coinciden en mucho con las de algunos diccionarios que consulté. Hasta aquí me queda claro que padre es aquel que biológicamente engendra al hijo o, en su defecto, aquel que lo forma. Pienso que el que forma, aunque no engendre biológicamente, tambien engendra puesto que heredará a sus hijos, no su ADN genético, pero sí una serie de elementos culturalesque le serán útiles a la descendencia durante toda su vida y que marcarán vigorosamente su identidad en este mundo tan lleno de identidades diferentes.

Así, pues, para ser "padre de la patria" se necesita, ante todo contribuir con el ADN de la nación y este ADN solo puede obtenerse de la identidad cultural de un pueblo. En el caso de México no creo que Hidalgo haya contribuido en nada con este ADN. Antes de continuar debo aclarar que no pretendo restarle méritos históricos a don Miguel, todo lo contrario, lo único que persigo es encontrar al verdadero padre de la gran patria mexicana.

Si estudiaramos el ADN de nuestra nación, ¿qué encontraríamos en su interior? primeramente el mestizaje, luego el idioma español, el particular sincronismo que se dió entre la religión católica y las religiones prehispánicas, nuestra geografía, la idiosincracia y otros muchos datos que nada tienen que ver con Hidalgo.

¿De dónde salió el primer mexicano tal y como lo conocemos hoy?

La respuesta es simple, el primer mexicano salió del vientre de una indígena amancebada o casada con un conquistador español. Ese fue el primer mestizo o criollo de este país. Esto nos hace desendientes, no solo de los pobladores mesoamericanos prehispánicos, sino también de España.

Fueron entonces desde mi parecer los conquistadores los iniciadores de esta mezcla genética que hoy somos los mexicanos y yo atribuyo a Hernán Cortés la paternidad de nuestro país. Lo que duraron la conquista, la colonización y la evangelización fue lo que duró el embarazo de la nación mexicana que hoy obstenta con orgullo su propio ADN cultural que nos distingue del resto de las identidades culturales del planeta.

Dicho todo lo anterior unicamente me falta darle las gracias a Hidalgo por haber iniciado en aquel memorable 1810 la lucha por la independencia y no por la independencia en sí, ya que ésta fue consumada, como todos sabemos por el exrealista Agustín de Iturbide el 27 de septiembre de 1821 y, aunque a este último la historia oficial no le conceda ningún mérito, es, para fortuna de todos, nuestro libertador.

Ahora que he encontrado al padre de nuestra patria, bueno sería hallar tambien a la madre, ¿será la Malinche?

Etiquetado en Cosas de este mundo

Comentar este post