EL ATEO

Publicado en por KUBAN

En la antiguedad vivió un sabio que era muy famoso porque era ateo. En cierta ocasion, viajando por el país, llegó el sabio a un pueblito y se hospedó en una posada para descansar del largo camino.

Cuantan que un joven, que se consideraba a sí mismo ateo, al enterarse de la noticia de la presencia del gran sabio, corrio a la posada para presentarse ante tan venerable señor. Al llegar al lugar preguntó por el sabio y éste salió a recibirlo.

- Hola, muchacho, ¿en qué puedo serte útil? - preguntó el anciano.

- He venido a verlo, señor porque yo también soy ateo y quiero ser su discipulo. - repondió el joven.

- ¿Has leído la Biblia? - preguntó nuevamente el sabio.

- No, señor, jamás leería algo así.

- Y el Corán, ¿has leído el Corán?

- Tampoco, señor, y jamás lo haría.

- ¿Y el Torá?

- Mucho menos, ni siquiera sabía que existiera.

- ¿Y el Talmud?

- No, señor, esas son lecturas que jamás haría.

- Entonces, hijo mío, tú no eres ateo, eres un ignorante.

El anciano sabio dio media vuelta y se marchó.

Comentar este post