¿POR QUÉ NOSOTROS NO?

Publicado en por KUBAN

Hace un tiempo que estoy dedicándome más o menos con perseverancia a escribir para niños y ya he terminado una novela que aún guardo sin que haya intentado publicarla. Pero no voy a hablarles aquí del yo escritor, lo que pasa es que hace dos o tres días hablaba del asunto con un amigo y de pronto me dijo " te imaginas que algún día logres crear un personaje como Harry Potter y te hagas millonario como J.K. Rowling". En ese momento me brincó por primera vez la pregunta ¿por qué no surgen este tipo de personajes en el mundo latinoamericano?, ¿por qué Superman, Batman, el hombre araña, Drácula, Frankenstein y una lista inteminable de personajes son todos de origen anglosajón?

Entonces me imaginé a un a supermán mexicano o peruano o colombiano, incluso español y pensé que yo mismo no me creería la historia fuera cual fuera. Imagínense al hombre araña saltando de la Torre Latinoamericana hasta Bellas artes aquí en México: símplemente absurdo; pero si lo vemos brincando entre los rascacielos de New York, la cosa cambia, eso sí nos lo creemos. Imagínense ahora a supermán volando sobre la ciudad de Oaxaca: defínitivamente no puede ser. Con toda seguridad sería un churro de película que muy pocos irían a ver. Podemos hacer este ejercicio con la imaginación y cualquiera de los personajes que escojamos y lo nacionalicemos con un gentilicio latino, en ese mismo instante pierde todo interés.

Y ahora que lo pienso, lo mismo, ocurre con los grandes fenómenos culturales que han conmocionado al mundo como es el caso de The Beatles o el propio Michael Jackson que acaba de dejarnos para siempre. Imagínense por un instante que en lugar de The Beatles el grupo se llamara "Los escarabajos" y en vez de Paul, John, George y Ringo, sus integrantes se llamaran Pablo, Juan, Jorge y Ricardo y que en lugar de rock y pop pertenecieran a la onda grupera. Todo sería distinto o simplemente, no sería. Imagínense a Miguel López en lugar de Michael Jackson. Esto me recuerda la canción de Arjona "Si el norte fuera el sur".

No quiero ser malinterpretado, no estoy queriendo decir que los latinos no seamos capaces de producir artistas de primer nivel. Ahí tienen a Silvio Rodríguez (siempre retorno a él) creador de todo un nuevo concepto de cantautor y con gran impacto internacional, pero si lo comparamos con artístas norteamericanos o ingleses, se queda muy corto.Tenemos a Chico Buarque de Brasil, a Fito Paez en Argentina, Sabina y Serrat en España, y podemos anotar una larga lista de genios musicales pero nadie ha impactado como lo hizo el cuarteto de Liverpool. Muchos de nuestros artistas, incluyendo a los que he mencionado, se reconocen con marcadas influencias de The Beatles o de Bob Dylan. Es curioso.

Por otro lado hemos tenido fenómenos como Timbiriche que gozaron de una popularidad inmensa, pero de dudosa calidad en cuanto a lo que a música se refiere y aclaro que esta es sólo mi opinión y respeto a todos aquellos que siguieron y aún siguen las canciones de este grupo. Me viene a la mente que una vez, viendo una presentación de Timbiriche en la tele, me di cuenta que estaban tocando con dos bajos, eso es verdaderamente de risa. Hay un fenómeno aún más reciente: RBD o Rebelde que igualmente son conocidos a nivel internacional y, vuelvo con mi maldita opinión, su calidad como músicos es muy, pero muy discutible. Pero lo que me ha motivado a escribir este post no es si un cantante, músico, escritor o cineasta latino haya alcanzado la fama, no, lo que estoy tratando de hacer ver es que el impacto, la influencia, la huella en la cultura a nivel universal en el caso nuestro, no alcanza la envergadura que alcanzan los anglosajones.

Mucho éxito tuvieron en su momento las películas del "Santo", el héroe salvador mexicano. Si hoy te encuentras con una de sus películas, te dan risa y no te tomas para nada en serio las hazañas de nuestro héroe.

En literatura infantil tenemos al personaje de JJ Sánchez de la escritora mexicana M.B. Brozon que nos cuenta las simpáticas aventuras de este casi adolescente, pero puedo apostar que si hacemos una encuesta seria, nos encontraremos con la triste noticia de que nuestros niños ni siquiera han oído hablar de este personaje. Cabe mencionar aquí que la Brozón es una de las mejores escritoras de literatura para niños que tenemos en México y  de paso les estoy recomendando sus libros.

Hay otro caso en chile, el de la escritora Marcela Paz que en 1947 creo el personaje de Papelucho muy conocido en ese país porque se convirtió en lectura obligada en todas las escuelas  y del cual creó toda una serie de libros, sin duda de primerísima calidad; y ahora viene la pregunta: ¿quiénes de los que están leyendo este artículo conocen a Papelucho o han escuchado hablar de él? sin ser chileno, claro. Y aquí está la otra pregunta: ¿quienes de los que están leyendo este artículo conocen o han oído hablar de Harry Potter? y aquí no importa la nacionalidad.

Podemos seguir mencionando ejemplos, pero esto se haría interminable y tedioso. Cada quien que elija a sus propios heroes y eso es todo, pero esto no hará la diferencia. Los latinos preferimos a los héroes anglosajones, sus películas, sus libros, sus músicos, etc. Lo curioso es que los anglosajones se prefierem a sí mismos.

¿Cuál puede ser la razón de esta diferencia? ¿Nuestra idiosincracia?, ¿nuestra inferioridad tecnológica?, ¿nuestros recursos económicos?

Yo no lo sé y estoy deseoso de que alguien no esté de acuerdo conmigo y me escriba sus razones. Les prometo que me gustaría ser convencido de que estoy equivocado y cambiaré gustoso de opinión.

Y una última cosa: nunca he visto una película,  ni he leido  un solo libro de Harry Potter, pero sí conozco a J.J. Sánchez. ¡que raro! ¿no?

Etiquetado en Cosas de este mundo

Comentar este post

Mónica 05/15/2010 05:35


Vaya, qué padre encontrar en el ciberespacio a alguien que conoce a JJ. Me dio gusto en verdad, gracias por el comentario. :-)
Mónica